Tips para una piel más joven

Por lo general, tenemos la idea que es necesario empezar a cuidar la piel de nuestro rostro, cuando empezamos a notar los rasgos típicos del paso del tiempo, como; arrugas, “patas de gallo”, manchas u ojeras. Pero, muy pocas personas saben, que estas precauciones tienen que emplearse incluso previamente a que aparezcan, a partir de los 20 años de edad es necesario comenzar a cuidar la piel de nuestro rostro.

Luego de dejar atrás a la adolescencia y la infinidad de cambios hormonales que conlleva, tenemos que tener en cuenta lo primordial que debe ser el cuidado de la piel de nuestra cara. Es normal ver a chicas que no pasan los 30 años y que aún teniendo un cuerpo delgado, su cara luce horrible, por no haberle dedicado un tratamiento diario de cuidados.

Por éste motivo, te dejamos algunos consejos para que no tengas que pasar por ésto. Si ya tienes 20 años, o estás a punto de cumplirlos, es un buen momento para iniciar un tratamiento diario de cuidado facial. No seamos ilusos, si bien a esa edad tenemos una piel tersa y suave, es muy común que los malos hábitos perjudiquen su aspecto. Así que… ¡a tomar nota!

HIDRATAR Y PROTEGER

La alta exposición al sol, es uno de los factores más contraproducentes de la piel si se toma en demasía, por éste motivo es de suma importancia que protejas a tu cara de los malignos rayos ultra violeta que emite el sol. Para que ninguna parte de tu rostro sufra problemas, es necesario el uso de protección solar y cremas de hidratación con 15 de protección (como mínimo). Si tomas ésto en cuenta, lograrás evitar en un futuro gastar importantes sumas de dinero en cremas que reparen el daño.

LIMPIEZA ANTE TODO

Es una obligación para toda dama; deberás emplearla en todo momento. Aunque no te apliques maquillaje, es necesario contar con una rutina de limpieza facial por las noches y durante las mañanas. Previene que tu cara se cargue de impurezas, granos, puntos negros, etc.

EVITA PROBLEMAS A FUTURO

Es una ley de la vida que con el deterioro del tiempo también lo haga nuestra piel, durante nuestros años de juventud pensamos que ese momento jamas se va a ir, sin embargo la ley del tiempo no hace diferencias; todo llega. Por este motivo, es de suma importancia mantener en constante hidratación a toda nuestra piel, evitar la alta exposición solar y mantenerla cuidada.

No depende de nadie más que tu, que tu piel se mantenga bella y sana a pesar del paso del tiempo. Cuídala!

El equilibrio perfecto entre belleza y maquillaje

Mantener nuestra cara limpia es una actividad que deberíamos ejercer diariamente para mantener su frescura y luminosidad.

Para lucir de un rostro perfecto todos los días, te dejamos algunos consejos para tener en cuanta a la hora del maquillaje.

image

Sugerencias para no quitar la luminosidad de nuestro rostro

Un cutis bello inicia con un rostro limpio, si bien existen varios factores externos que dificultan que luzcamos un rostro  esplendido, siendo una de las áreas más sensibles de nuestra anatomía, prácticas como mantenerlo limpio es una rutina que tenemos que realizar a diario, tanto por higiene, como para lograr una tez más tersa y suave. Varias empresas cosméticas sugieren una amplia gama de distintas texturas, según el tipo de piel a tratar para deshacerse de células muertas, transpiración, grasa cutánea, restos de maquillaje y bacterias, manteniendo los poros abiertos, libres de imperfecciones a la vez que dejan a la piel lista para recibir algo más de hidratación y nutrición.


Para lograr unos resultados impecables y que tu cara, como otras partes de tu cuerpo reflejen sensualidad y frescura, debemos exfoliar el rostro con químicos hidratantes para obtener un acabado genial, de esta manera la piel queda libre de pieles muertas debido a una posible deshidratación, quitando “pielecilas” de manera que queda super renovada e hidratada.

Los profesionales en dermatología sugieren limpiar el rostro al menos dos veces al día, variando los pasos de limpieza según el tipo de piel a tratar.

Consejos para dormir mejor

Casi un tercio de nuestra vida nos la pasamos durmiendo. Por este motivo debemos descansar lo mejor posiblemente, para encarar nuestra rutina diaria con nuestra mejor cara.

En esta ocasión les traigo algunos consejos muy buenos para sacar el mejor rédito de las placenteras y cortas horas de sueño de las que disponemos a diario, teniendo en cuenta lo que nos rodea y todos nuestros hábitos.

1.  Los artículos de descanso: la cama, el colchón y la almohada, se deben ajustar perfectamente a nuestras necesidades. Se aconseja descansar sobre un colchón que asegure la ergonomía y la relajación de nuestro cuerpo necesarias.

2.  Lo ideal es ajustarnos a unos horarios establecidos: Irse a dormir y levantarse aproximadamente a la misma hora todos los días.

3.  implementar algún tipo de actividad que relaje nuestro cuerpo justo antes de acostarnos (por ejemplo, estirar las diferentes partes del cuerpo, escuchar algo música relajante, tomar un baño, leer un libro, etc.) prepara todo nuestro físico para un descanso profundo y reparador.

4.  No se aconseja cenar abundantemente ni consumir alimentos pesados antes de irnos a acostar. Lo ideal es dejar pasar dos horas entre la cena y el momento de irnos a dormir. Se sugiere eliminar o reducir a lo mínimo posible, especialmente por la tarde, el consumo de alcohol, tabaco y alimentos que contengan cafeína.


5.  El cuarto debe ser un ambiente que favorezca a la relajación y el sueño: debe tener ventilación, luz tenue o totalmente oscura, no tener aparatos eléctricos encendidos, no debe haber excesivo ruido ni temperaturas extremas - lo ideal es entre 18 y 22 grados -. Además, no se aconseja realizar otras actividades en el dormitorio, como ejercicios físicos o trabajar, ya que es de suma importancia que nuestro cuerpo asocie este lugar con el descanso.

6.  La vestimenta que se utilice para descansar debe ser sumamente cómoda y adecuada a las condiciones climatológicas.

7.  Es muy importante tener una rutina diaria activa , para que de éste modo el cuerpo tenga un desgaste considerable y llegue a la hora de acostarse agotado, logrando de éste modo un descanso reparador y sumamente relajado. Realizar alguna actividad física moderada es beneficiosa, siempre y cuando que se efectúe al menos 2 hs. antes de ir a la cama, ya que por el contrario, el efecto de excitación de este ejercicio puede llegar a alterar el sueño.

8.  Además es recomendable levantarse en forma lenta y gradual , de ésta manera se evitarán movimientos parcos, permitiendo que cada parte de nuestro cuerpo se vaya adaptando poco a poco a la reincorporación. Al levantarnos, tienen efectos sumamente beneficiosos el tomar respiraciones profundas repetidas veces y realizar un estiramiento físico de los diferentes músculos de nuestra anatomía.